Y al doblar al esquina te perdiste para mi,se que alguien te dijo que yo no era para ti,y ahora estoy...Bailando sola en un bar, perdida en la oscuridad,el brillo de la luna no me llega si no llegasHay voces en mi almohada mareada de más,no tengo tu mirada pero igual ahí estas.Si en esta madrugada te vuelvo a soñar,me quedare en tus brazos para no despertar.Y cuando me acuerdo que ya no vendrás a mi,vuelvo a preguntarme porque te fuiste de aquí!Y ahora estoy...

lunes, 7 de diciembre de 2009

365 días, 12 meses, 1 año.

Lo que escribo acá lo tendría que haber hecho ayer pero por temas del colegio lo escribo hoy. Como dije en otro lugar, ayer se cumplió un año de que me mudé a esta casa (a veces pienso de que pasaron nomás cinco meses pero no) y todavía no me acostumbro a algunas cosas como por ejemplo: despertarme más temprano, viajar más tiempo y con más transito, que sea muy grande y por ende esté paranoica, que haya más ruido que el normal y tantas cosas más. Y eso que a pesar que no me gustan los cambios me acomodo bastante rápido para mi gusto, así pasó las cinco veces que me mudé pero ésta última es más complicada será porque en el otro barrio pasé la mayor parte de mi vida. Ahora que lo pienso esta casa será la última que comparta con mis padres, porque la próxima será mía y capaz de mis dos mejores amigas, tampoco me hago la idea de que dentro de.. un año y medio o como mucho dos ya no convivo con ellos, pero ese es otro tema.

2 comentarios:

  1. Es difícil acostumbrarse a cosas nuevas, pero de vez en cuando el cambio está bueno. Pensá que ahí tenés la oportunidad de empezar desde cero (algo que, al menos yo, querría) Y también pensá, que dentro de poco ya vas a independizarte y a empezar a vivir por tu cuenta. Es importante eso porque vas a aprender a manejarte en la vida sin la ayuda de tus padres; vas a crecer.

    Te dejo un beso (:

    ResponderEliminar