Y al doblar al esquina te perdiste para mi,se que alguien te dijo que yo no era para ti,y ahora estoy...Bailando sola en un bar, perdida en la oscuridad,el brillo de la luna no me llega si no llegasHay voces en mi almohada mareada de más,no tengo tu mirada pero igual ahí estas.Si en esta madrugada te vuelvo a soñar,me quedare en tus brazos para no despertar.Y cuando me acuerdo que ya no vendrás a mi,vuelvo a preguntarme porque te fuiste de aquí!Y ahora estoy...

sábado, 24 de octubre de 2009

De compras con mamá

Unos de los pocos sábados que me despiertan (relativamente) temprano, es decir, a las 10 am. Quién era? Mi mamá. Mamá siempre grita por la mañana si no es por el colegio, es porque soy lerda (ok tiene razón en que soy lenta) o sino porque llego tarde a algún lugar, sino es por alguna de estas tres cosas es por otra, siempre así. Salida de madre e hija, siempre pienso la comparación de las peliculas tipo las madres re chochas comprandoles ropa a sus hijas y sus hijas con una sonrisa de punta a punta y todo muy feliz y luego veo la mia, nada concuerda. En la vida real no es así, y creo que a más de una le ha pasado que ha querido acogotar a su mamá en medio de la calle pública. Para empezar siempre están los mismos problemas: salimos de casa y vemos a donde vamos mamá quiere ir por allá y yo por otro lado, bueno le hago caso a mamá. Yo quiero empezar por el lado derecho y ella por el lado izquierdo, bueno empezamos por mi lado. Luego vamos viendo la ropa, los zapatos, las carteras, las pelotudeces que le gustan muchos a mi madre (todos los bazares, no hay bazar que no se haya llevado UNA cosa, posta) Luego cuando vemos un lindo local y que aparentemente tiene linda ropa entramos, el dílema: a mamá le gusta más esa remerita rosa y a mi esa remerita azul, le digo que yo lo voy a usar, no ella y como mi madre es tan sincera me dice que no me forma el cuerpo o que me queda mal, así es mi mamá. Salimos enojadas del lindo local, yo puteandola en mi interior y ella tirandome directas de 'no voy a pagar $80 para que lo uses una vez y sea un capricho, además el otro te quedaba más lindo' creo que mi madre jamás va a enteder que lo que me gusta a mi es diferente a lo que le gusta a ella (aunque muy pocas veces coincidimos) Conclusión salir a comprar con mamá es como ir a la primera vez a un entrenamiento de reclusión al campo de combate, siempre discusiones y ninguna solución. Por suerte para liberarme de toda la tención de mi casa me fui al gimnasio con mi prima que es único momento que me despejo de todo, sea lo bueno o lo malo (mejor dicho eso es más en danza) para terminar todo este sábado no me queda otra que remarla toda la noche en casa, ya que claro mis mejores amigas (D y J) están ocupadas. Es tan lindo estar sola, ni se lo imaginan, pf se lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario